El programa tiene como objetivo promover un cambio de paradigma en Educación, como forma de adaptación a nuevas exigencias del contexto. Pensando en una formación de la gestión emocional del actor educativo que promueva la singularidad, la diversidad, la inclusión, los nuevos contextos, presenciales concretos, presenciales virtuales en el marco de una permanente actualización para su tranquilidad en el ejercicio de una práctica que trasciende los muros del aula y de la escuela.